Buscar
  • Las Chicas del Pazo

LA BODA DE CRISTINA & DIEGO

Actualizado: 8 feb


de muchos años de relación supieron que era el momento de dar el paso y Cristina “se lo pidió” a Diego. ¡Y así es como sabes que un evento va a ser especial!


Desde el mismo momento en que recibimos su invitación de boda nos dimos cuenta de que la suya era toda una declaración de intenciones. El diseño era de alguna forma el anticipo de lo que nos esperaba el día de la boda:


“Se encargó María, amiga y compañera de trabajo mía, que es diseñadora gráfica. Conoce como nadie mis gustos, y la verdad es que dio en el clavo a la primera: nuestra particular Gran Verbena.”


Durante los meses anteriores y hasta el día de la boda, Cristina se dejó cuidar por las chicas del salón Marina Allegue ayudándola con los mejores cuidados para el pelo y para el rostro.


La encargada de darle forma al vestido de la novia fue Sara Lage. Y aunque no tenía muy claro cómo iba a ser, Sara supo encontrar lo que era perfecto para Cristina. La parte de arriba es sin duda la protagonista, con encaje de Camariñas realizado a mano y de forma artesanal, que se completaba con pequeños cristales de azabache. La falda, se recogía sobre si misma para convertir el vestido en midi.


“Me espantan las novias que van arrastrando el vestido después del convite, pisándolo y ensuciándolo, así que fue la única condición que le puse a Sara: no pisarlo. Y el resultado no pudo ser más perfecto.”



La idea inicial con los zapatos era probarse en Madrid algunos modelos de marcas que en Galicia no tienen tienda. Pero finalmente tuvo que aventurarse a la búsqueda por internet, y aunque es una apuesta que no suele salirle bien, en este caso fue todo un acierto. Gracias a Instagram encontró un pequeño atelier de Valencia que hace zapatos personalizados, Ana Polo Shoes. Finalmente se decantó por una sandalia de terciopelo cruzada, en tono azul petróleo, con un tacón de 8 cm. La medida perfecta para bailar hasta el final del día.


“Los pendientes (de Swarovski) eran de la madre de Diego, que en cuanto supo que los zapatos eran de color azul, no dudó en regalarme un par que tenía en su joyero en forma de lágrima.”


Por su parte, el novio escogió traje, corbata y camisa de Javier Alfonso, zapatos de Roberto Verino, calcetines de Socketts, gemelos de Scalpers y reloj de Massimo Dutti.


Para la ropa de los niños de arras contaron con la costurera que les suele hacer la ropa para ocasiones especiales. La propia Cristina hizo un pequeño boceto del diseño que tenía en mente y se encargó de elegir las telas, comprar los zapatos y los cestos de mimbre.


Después del año de cambios, incertidumbre y aplazamientos varios que les tocó pasar, el camino hasta ese día fue tan duro, que hasta que llegó no se creyeron que pudiesen celebrar su boda.


“La sensación fue algo como "ya estamos aquí, por fin hemos llegado, es el momento de disfrutarlo".


La ceremonia civil la ofició Lucía Veiga, de Luz Verde Eventos.


“Fue muy especial y emocionante, con lecturas de varios amigos y también, por sorpresa, del novio.”







Sus familias estuvieron presentes en todo momento, tanto en la organización previa, como el gran día y aunque en ningún momento persiguieron "tematizar" la boda, sí quisieron que todo tuviese un hilo conductor. Cada decisión que se había tomado y cada detalle tenían una razón y todas estaban relacionadas entre sí.


“Tanto Diego como yo disfrutamos mucho de los buenos momentos con amigos. No nos perdemos ninguna fiesta, y siempre somos los últimos en volver a casa. Queríamos que el sentimiento común de todos al día siguiente fuese un "Que bien me lo he pasado ayer".


Por eso, decidieron darle un toque especial de verbena a parte de la decoración del evento, con la que les ayudó Conchi, de Alba Floristería. Los manteles los alquilaron a Iria Casteleiro.


Además, quisieron hacer ellos mismos algunos elementos de la deco. Durante semanas, cosieron pompones de colores y pintaron a mano abanicos para que los invitados pudiesen combatir el calor.



Cristina y Diego se decidieron por un cóctel muy completo, a cargo de Eventos Alborada con más de 12 variedades de aperitivos, y un almuerzo en mesa con dos platos.


“La comida fue impresionante, y todo el mundo se quedó encantado.”


Silvia y Jorge de Cousa Rica se ocuparon del servicio de cócteles en el aperitivo y el resultado no pudo ser más espectacular. Riquísimos, diferentes y con una presentación increíble.








“A pesar de todos los cambios y restricciones, todo funcionó a la perfección y nosotros solo tuvimos que preocuparnos de una cosa, disfrutar del día.”


Han colaborado en este gran día:


Fotografía: Daniel Santalla

Videografo: Cinemapara2

Oficiante de Ceremonia: Luz Verde Eventos

Catering: Eventos Alborada

Organización: Las Chicas del Pazo

Decoración: Alba Floristería

Mantelería: Iria Casteleiro

Coctelería: Cousa Rica

Música: Mas Music

Animación infantil: Totem Gestión

Vestido de novia: Sara Lage

Alianzas: Joyería Jesús Manuel

Pendientes: Swarovski

Zapatos: Ana Polo Shoes

MUAH: Solón Marina Allegue

Traje, corbata y camisa: Javier Alfonso

Zapatos: Roberto Verino

Gemelos: Scalpers

Reloj: Massimo Dutti

Calcetines: Socketts



513 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo